(Acracia 60) ¿LE DARÁ ROCA ERGUIDA UN ALMA AL ANARQUISMO?

La escena es nueva, sin embargo se repite donde sea que el mundo occidental colisione con uno, eso tal vez es incalculablemente antiguo.
Es de noche en Dakota del norte y un joven anarquista de fuera del estado se sienta junto a una hoguera. Mira a sus compañeros junto a él, mayoritariamente gente indígena, y respira profundo el aire limpio de la llanura. Las estrellas que nunca vió en la ciudad, pintan el cielo de la noche y la luz de la luna sobre las colinas invita a rodar por siempre en ellas. Entiende por qué esa orgullosa gente quiere defender este territorio, este suelo, y pelean tan duro para mantener el largo brazo del capitalismo despojado de él. Con un gran aliento él intenta empaparse cuanto más pueda de las memorias, su cuerpo entero irradia alegría.
Esta es la revolución que siempre estuvo esperando. Aquella con la que soñó todas esas noches que se mantuvo despierto en la universidad, leyendo a Bookchin, Kropotkin y Emma Goldman. Comienza a sentir que todo esto puede ser el punto de inflexión final, donde la humanidad se libera de las cadenas opresivas del Estado y la superstición.
Pero como él revela en el deleite revolucionario, una suave voz femenina emerge desde el otro lado del fuego. Ella también ha venido a unirse a la protesta y habla, en la lengua de su pueblo, palabras que nuestro anarquista no puede entender y que sin embargo causan que sus pelos se ericen:
Ate Wankantanka, Mitawa ki,
Wazi ya tanhan, ka te na Wa ska ki u ya ye ki,
Hena un taku ya kage ki, ya glu ska kta, he ca nu,
He iye cel, Wakantanka, Anpetu ki le, Micante Ki Mi ci yu ska ye,
He cel tohanl, nitokab woyasu ki el, wahinajin ki, ima ya cu kta.”
Luego él preguntará qué significaban esas palabras. Él descubrirá que eran una oración a “Wankantanka”, “El gran espíritu” de los Lakota, a la memoria de su creación, y para mantenerla “limpia y pura”. Nuestro anarquista se encuentra sin palabras. Los argumentos anti-religiosos que le habían servido tan bien en la universidad aparentemente están atascados en su garganta. Intenta criticar, pero falla y lentamente crece en silencio. Él ve a otros unirse en la oración de esta mujer. El viento se agita por un momento y jura haber oído voces fantasmales, suaves canciones emergiendo desde las colinas y subiendo a las mismas estrellas. Nunca se sintió tan cerca de casa.
La protesta contra el oleoducto en Dakota del norte ha sido un punto de encuentro para los pueblos originarios, un despertar en la reserva no visto desde el Movimiento de Indígenas Americanos a finales de 1960. La batalla para parar el oleoducto tiene muchas aristas, desde lo anticapitalista hasta la “energía sucia” producida, y miles de personas se han unido a esta pelea; una característica de esta lucha en que muchos del medio radical tradicional, incluso veteranos manifestantes, parecieran totalmente poco preparados para lo que es el profundo lazo espiritual que atraviesa la batalla entera.
Fue algo que había estado discutiendo varios meses atrás con un activista sin nombre con quien trataba de conseguir desesperadamente una entrevista. “¡Eso es lo que esta gente no entiende, hermano! Esto no es solo una creencia, es una completa forma de vida”. Comprendí la lucha: Muchas de las personas que adoraban mi militancia anarquista terminaban perplejos por mi charla acerca de atrapar espíritus de las casas y de las ofrendar regalos a los muertos. Ellos me aseguraban que lo que había visto no era real, que todo estaba en mi cabeza y que seguramente las luces que habíamos visto mi esposa y yo eran parte de alguna tensión previa sin revelar en una alucinación grupal.
Esas mismas voces despectivas están ahora, extrañamente, quietas frente al pie de una roca.
Esto cubre toda la lucha de la gente de la primera nación y uno debe recordar que mientras las creencias espirituales difieren de tribu en tribu, ellos comparten algunos caminos comunes: toda vida es sagrada, es un regalo del creador o creadora del cual la humanidad debe hacerse responsable. Douglas James, un miembro de 64 años de edad, de la Nación Lummi, le dijo a un reportero de la Des Monies Register que “Nosotros somos las voces hablando por los hermanos de cuatro patas que no pueden hablar por sí mismos – todos los animales bajo el río tampoco pueden hablar… Nosotros sólo hablamos por la Madre Tierra.” El espíritu es visto en todas las cosas, desde las plantas y animales hasta la misma tierra. Un médico Havasupai dijo al mismo reportero: “Mucha gente fantasea y glorifica esto. Y aquí no estamos por seres fantasiosos o gloriosos” Y agregó “Estamos aquí básicamente para ser centinelas de una fuerza invisible”.
Comparando esto a la izquierda radical, han desechado adoptar cualquier tipo de espiritualidad que pudo haber tenido poco después de que el marxismo se convirtiera en la teoría económica de aquel entonces. Desde los Bolcheviques volando iglesias hasta anarquistas disparando oradores en España, se está mucho más propenso a escuchar una conferencia –de ocho horas- del “genio” Richard Dawkins, un hombre que se refiere a los animales como “máquina de supervivencia de genes”, Que cualquier tipo de discurso referente a fuerzas invisibles o a la Madre Tierra.
Lo que es parcial, porque los izquierdistas parecieran ser los únicos preocupados en esta creencia materialista.
La unión soviética y la CIA se encargaban exitosa y salvajemente de programas de espionaje psicológico. Las misiones del Apollo, reportaron regularmente anomalías en la luna, Otros astronautas han visto extrañas luces y figuras que no pueden explicar. Niños han nacido con memorias de vidas pasadas que se alinean con datos históricos que no debieran haber conocido. Mediums han sido puestos a prueba bajo laboratorios de doble seguridad y han sido capaces de acertar en información específica sobre personas muertas, cuando ninguna información sensorial estaba a mano para que obtuvieran dicha información. Tenemos un audio y un video que evidencia la comunicación entre el mundo de los muertos y los vivos.
Puedes poner todo esto en las manos de muchos radicales, que vociferan y gritan que el mundo es de hecho mucho más extraño de lo que ellos pudieran imaginar, y la mayoría ignora cualquier evidencia que tengas o se refieran a ello como algo “guau”. En efecto, anarquismo y sus primos ideológicos mantienen el mismo fanatismo religioso que ellos acusan a la Derecha, reservado solo a militantes que niegan cualquier espiritualidad, más bien equiparándola a un “trabajo del diablo”.
En un país donde el 43% de personas que cree que los muertos son capaces de visitarles, 61% cree en ellos y un 18% ha visto apariciones, cualquier ideología que les diga que ese tipo de cosas son estupideces, es difícil de vender. Es incluso más difícil hacerlo cuando ha crecido la competencia por el financiamiento, dejando a la ciencia remitida al énfasis en la investigación rigurosa reproducible para estudios de alto impacto, que en algunos casos ha sido posteriormente tildada de errónea o exagerada. La impermeable creencia en “La ciencia” ha llevado a una percibida crisis de la reproducibilidad, en donde la credibilidad en hallazgos científicos están siendo cada vez más cuestionados.
Evidencia de la silenciosa crisis en la ciencia está aumentando. Un creciente coro de investigadores alertan que muchos hallazgos en las principales revistas de investigación no pueden ser replicadas.
“Hay toda una marejada de conciencia que mucha de la investigación biomédica no es lo suficientemente verídico como uno pensaría que es” Dijo el Dr. Kevin Staley, un investigador de la epilepsia en el hospital general de Massachusetts. “La gente eventualmente tomará conciencia porque hay un despertar del silencio, luego de un resultado positivo falso” agregó. Lo mismo ocurre en todos los campos de la ciencia, desde la neurociencia hasta el estudio de células madre.
La roca erguida podría finalmente dar espacio suficiente de espiritualidad para respirar en el medio radical y hacer que los ateos decididos comienzan a cuestionarse sus propias convicciones.
Hablé con un insurreccionista, a quien llamaremos Sam, que hizo su propio camino hacia el campamento: “Gasté una semana en un campamento “no oficial”, justo afuera de la Reserva de la Roca Erguida. El campamento fue fundado como un campamento espiritual y la mayoría de las personas con quienes hablé que eran espirituales en algún contexto, lo que exactamente significa diversidad, como también gente de cientos de tribus compartiendo con nuevas personas que llegaban cada día. Personalmente no me considero espiritual en ningún aspecto, así la mayoría de las cosas que escuché acerca de esas diferentes perspectivas fue alrededor de la fogata y compartiendo las comidas.
En aquel nuevo y diferente clima de creencias, nuestro joven anarquista encontró una existencia espiritual trabajando lejos de cualquier “opio del pueblo”, o podría haberlo esperado. “Nosotros regularmente damos las gracias con ofrendas de tabaco y parte del tiempo que estuve en el campamento “no oficial”, pude haber caminado hacia la frontera con el campamento para orar. Algo que encontré más interesante fue la gente que había visto, todo lo que hicieron en el campamento fue como una oración.” Sam continuó “Ellos veían la oración no como algo pasivo, sino como una acción. Ellos confrontaban físicamente al oleoducto en un acto de oración. Algunos sentían que era el dolor de sus ancestros y el dolor de los afectados en el campamento, lo que les habían llevado hasta allí.”
Hombro con hombro entre las tribus han mantenido una íntima conexión con el espíritu del mundo hace más de miles de años, Anarquistas y otros radicales se han dado cuenta que quizás debe haber algo de real en esta naturaleza “invisible”. Hay mucho más que aprender en la Roca Erguida, y sería muy sabio que radicales de muchas líneas prestaran atención a culturas que han sobrevivido algunas de las más brutales represiones que el Estado pudiera haber ideado.
No pueden denigrar la naturaleza espiritual de esta lucha, en los corazones de la gente y en el extraño comportamiento de ciertos animales. Las Primeras Naciones, como mucha gente, no basan estas creencias en fe, sino en experiencias, y cuanto antes el anarquismo pueda entender la diferencia entre los dos, más pronto se aceptará el hecho que se está engañando a sí mismo.
Cuando el Anarquismo pueda dejar atrás el materialismo victoriano, que ni el gobierno Americano ni Soviético tomaron en serio, quizás se puedan mover con el mismo poder y sentido que vimos en video de Dakota del norte. Puede que cuando comiencen a aceptar que el mundo está mucho más vivo que Richard Dawkins o Neil Degrasse Tyson, admitirán que tal vez esas fuerzas que existen nunca las vamos a comprender enteramente, y que la lucha en contra la jerarquía y el capitalismo pueden ser tan importantes para la muerte y el territorio como la vida… entonces tal vez las cosas comiencen a cambiar.
El mundo espiritual está disponible para todos, esperando justo detrás del fuego.

Toma el riesgo, alcanza e irradia un poquito más de luz.

Dr. Bones.
Traducción ingles-español: Pastora Carcher Martínez.
(ALSI-FALV).

roca-erguida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s