Maüñimin IV: La Confederación de Salinas Grandes. (Acracia 65 abril 2017)

 

desecharEl siglo XIX se puede caracterizar, como un periodo especifico donde nacen o toman forma los Estados Nacionales en los cuales vivimos (para bien o para mal), no obstante, es importante que las nuevas generaciones o bien un grupo reducido de las sociedades contemporáneas sean organizaciones indígenas, grupos de afinidad u organizaciones anarquistas (aunque estas sean reducidas) sean capaces de generar un discurso en contra de “nuestros padres fundadores” o más bien la ficción que explica el contexto en el cual vivimos actualmente. Puesto que, resulta un poco contradictorio la forma en la cual desde pequeños la educación escolar nos deforman y nos inculcan que Bolívar o San Martin fueron grandes revolucionarios, a los cuales les debemos nuestra libertad, aunque, en realidad fueron un conjunto de líderes militares mafiosos, que, mientras pregonaban la libertad, igualdad y fraternidad solo se encargaron de consolidar los privilegios de la aristocracia criolla; todos estos relatos omiten por completo la participación de los inquilinos, nativos o afro descendientes que fueron ocupados como carne de cañón en “las guerras de emancipación”. No obstante, los capítulos anteriores de Mauñimin, se centran en las bases del federalismo en la sociedad mapuche, entendiendo este sistema de organización político, como una construcción político horizontal que las y los anarquistas descubrimos en forma reciente, asimismo, si bien los Iroqueses fueron los pioneros en generar un tipo de organización, al respecto, sería prudente señalar que existieron otro tipo experiencias políticas similares en el Abya Yala.

Los antepasados de los mapuche contemporáneos fueron capaces de desarrollar formas un tanto rudimentarias en las cuales organizarse federativamente, en torno a alianzas matrimoniales y el Gülam donde se generaba una lógica de traspaso de conocimientos entre un territorio a otro, estrechando lazos de sangre. Con respecto a esto último, una organización de carácter federativa no necesariamente tiene que ser en estricto rigor político, existen vínculos federativos económicos como los que se dieron en la costa del noroeste del Abya Yala, es decir, en un territorio sumamente accidentado geográficamente, se generó un complejo entramado ceremonial en torno al intercambio, bautizado como Potlach en cual participaron un sinnúmero de sociedades con lenguas y tradiciones diferentes como los Kwakiutl,  Nisqually, Quinault, Tlingit,  Tsimshian, Yurok, entre otros. Estas relaciones federativas tomaron formas lingüísticas como se expresan en las familias lingüísticas que se pueden ubicar en este continente como el Tupi Guaraní, Arawak, Tupaya, Algonquina, que estaban presentes heterogéneamente en varios territorios simultáneamente, en pocas palabras, el federalismo puede tomar las vertientes culturales indefinidas, siempre que estén acorde a las necesidades de un grupo humano determinado. Tras esta larga introducción, volvamos al siglo XIX, considerando que desde luego la expansión de los Estados nacionales no estuvo exenta de la resistencia armada de varias sociedades que anteriormente habían conservado su libertad y autonomía, es así como se destacan a líderes prominentes como Nube Roja, Gerónimo, Magniñ Wenü, Kallfükurá, Kajeme, Apiaguiaky Tumba y tantos otros que se pierden en los grandes relatos ficticios de los Estados que actualmente nos pisotean.

El génesis de la Confederación de Salinas Grandes, se produjo en gran medida por los odios mutuos que se profesaron un puñado de longko, cuyos resentimientos se generaron en parte en una guerra civil de los wingka en el norte, posteriormente conocida como “  de independencia”. Por entonces, muchos longko prestaron servicios a las familias criollas para atacar las haciendas de sus rivales políticos, es decir, los malones que protagonizaron durante el régimen colonial los weychafe en la frontera se materializaban a principios de siglo XIX en las ricos latifundios que eran propietarios los descendientes de los conquistadores españoles, de ahí, que los compromisos políticos que se prestaban era que los longko entregaran parte del botín de sus malones, pero, esto muchas veces ni se cumplía como el caso del longko Marriluan (diez guanacos) que no se molestaban en entregar ningún animal o cereal robado. Estas guerras generaron una rivalidad entre los longko Kolipí, Koñoepán respectivamente que eran patriotas y Magniñ Wenu, Juan Kallfükurrá .y Marriluan; autoridades que habían adquirido un gran prestigio en base a sus destrezas militares, de ahí en más todo se complejizaría con la denominada “guerra a muerte” donde el joven Estado chileno pretendería
le devasta de manera autónoma e inteligente, en todos los frentes de batalla que sean necesarios librar, para que juntos podamos regocijarnos, y volar sobre la brisa, que cada cual pueda captar. Sólo allí hay verdadera democracia, sólo allí hay verdadera igualdad. Desafía al poder, en todas sus formas, en todas sus imposiciones, pero hazlo de una manera en que no lo nutras, ni pueda resucitar. Diego Vasquez Maüñimin IV La Confederación de Salinas Grandesmaterializar el asesinato sistemático de cualquier persona que guardara algún tipo fidelidad al Rey de España, destacándose la figura de Benavides y de los hermanos Pincheira. En efecto, la guerra se esparció como una peste en el Ngulumapu, ya que las autoridades chilenas se dieron cuenta rápidamente de que sus aliados eran pocos, además de que en general los mapuche que respectaban las leyes de un estado tan decadente que lo podía ser el Estado chileno a principios de 1820 era casi nula, por ende, a fin de mantener sus alianzas recurrieron a los parlamentos en especial el de Tapiwe firmado en 1825 con las autoridades nagche, de este modo, comenzó una guerra entre los primeros y los wenteche, además de los pewenche, no obstante, los Lafkenche se mantendrían neutrales momentáneamente.

Tanto los longko Kolipi como Koñoepan ocuparon sus cargos de importancia en el ejército chileno, ocupando este factor para persuadir a otras autoridades nagche para aliarse con ellos y reconocer las leyes chilenas, lo que motivo que pronto tanto los wenteche como los pewenche se organizaran en sus territorios montañosos para malonear la depresión intermedia o nagmapu, generándose en varias oportunidades batallas formales, en otras peleas campales o simplemente pillaje, no obstante con la guerra, la credibilidad de los longko que incitaron este proceso se vio entrever, ya que a decir verdad, el liderazgo de Magniñ Wenü era mucho más querida, por tener una personalidad amable, tener mucho kimün kuyfi, ser una buena persona, ser considerado con sus enemigos, además se dice que era medio brujo. Sin embargo, sin la intervención del ejército Lorenzo Kolipí y Benancio Koñoepan lo habrían perdido prácticamente todo (animales, mujeres, tierras), pero, aún, así las cosas pintaban mejor para Marriluan y Maginiñ Wenü, aunque pronto Koñoepán se percataría de un detalle importante, su viejo enemigo Juan Kallfükürá oriundo del Lof de Külche estaba proporcionando recursos (animales, cuero, sal, armas) a los wenteche y pewenche, a través del paso Wa Hún (Panguipulli) vía que se mantenía libre de nieve todo el año. No obstante, la frontera no sería la única preocupación del Estado chileno por esos años, ya que la creación de la Confederación Perú-boliviana que obligo a Lorenzo Kolipí a viajar al norte, mientras Benancio viajaría a Argentina en busca de una alianza para aniquilar a Juan Kallfüküra, sus familiares y todos sus aliados, convencido de que la figura prominente de este longko podría ser una amenaza tanta para el Estado chileno como el argentino.

En el año 1833 se inicia la Campaña de Rosas al desierto, en contra del wichan mapu de los Rankülche, una federación que controlaba un territorio sumamente extenso que iba desde el río Cuarto, Salado por el norte, además del río Negro y Colorado por el sur respectivamente, asimismo, este wichan o coalición de familias, fue en su momento denominado tanto por españoles como argentinos como el Imperio Ranquel, debido a la extensión de este territorio, asimismo, los rankülche poseían una compleja red de poder que atravesaba todo su territorio, teniendo un lugar de reunión o kayantün en Leüfüko (río caudaloso, con abundante agua), siendo este espacio dominado por un küpal (linaje familiar) sumamente importante los Güer o zorros, siendo Paine Güer (zorro celestial) quien presidia las grandes reuniones de los rankülche, junto a su Panguitxü Güer (zorro cazador de pumas) quien había sido apadrinado a la fuerza por Mariano Rosas. En consecuencia, esto generó una alianza entre el mandatario argentino y los rankülche, en contra de Chocorí un longko tewelche aliado de los hermanos Pincheira, no obstante, Rosas rompió este pacto para extender los límites del estado argentino, instado por un singular aliado Benancio Koñoepan y parte de los Forroweche (boroanos) que crearon la confederación boroana, cuando abandonaron su territorio original estableciéndose en el límite oriental de la ciudad de Buenos Aires.

La Campaña de Rosas duraría un poco más de un año (1833-1834), desde la capital argentina dividió su ejército en tres partes una por el norte, otra por el centro y finalmente una por el sur apoyada por Koñoepán, además de los boroanos, de tal modo, que Juan Kallfükürá estructuraría un plan brillante en 1834 cuando la campaña de Rosas estaba por terminar se reunió con los Forroweche en Masalle con la excusa de un trafkintü, sin embargo, Kallfükura solo llevo armas y posteriormente asesino a más de mil boroanos desarticulando esta confederación, en castigo de sus crímenes anteriores, por su parte, Koñoepan sería traicionado en las cercanías del País de las Manzanas, siendo entregado al longko Kallfükura quien retendría a este longko en las cercanías de su toldo, pese a pedir ayuda a los gobiernos de Chile y Argentina, esta vez Koñoepan no tendría escapatoria, pues su destino ahora dependía de su peor enemigo. A finales de 1834, hubo un importante Koyantün en el Chadimapu (Wichanmapu de los Kürra), convocando a las familias rankülche, chadiche, manzaneras, williche, pewenche y wenteche para un importante juicio en contra de Benancio Koñoepan, juicio que duraría unas tres semanas, terminando con la ejecución de este longko siendo condenado a que su columna fuera quebrada en cuatro partes y fuera posteriormente decapitado; posteriormente, se desarrolló un koyang donde se analizaron fríamente los acontecimientos que estaban sucediendo tanto en el Ngulumapu como en el Puelmapu, por lo que hubo un consenso general en torno al peligro que representaban los wingka.

Los resultados más sobresalientes del koyantün serían el acuerdo mutuo sobre la defensa armada del territorio mapuche a través de una coalición bautizada como la confederación de Salinas Grandes, cuyo símbolo sería el sable de Kallfükürá, un manojo de lanzas de los longko más importantes como Paine Güer, Pangüitxuz Güer, Magñin Wenü, Vicente Katxiano Pincen, Juan Katxiel, además de una flecha en representación de Sayweke (líder de los manzaneros), y la bolaidoras de Manuel Baigorrita en representación de los Gauchos al servicio de las autoridades mapuche. Asimismo, se tomaron acuerdos de mutuo beneficio, como, por ejemplo, que ningún longko tendría derecho a mandar a los weychafe pertenecientes a otro territorio u otro wichanmapu, además, de la repartición igualitaria de animales, cuero, sal y otros productos para todas las familias mapuche, inclusive, es importante explicitar que los territorios sin uso podían ocuparlos cualquier persona no mapuche (gauchos) que reconocieran a las autoridades mapuche y quisieran ser libres, naturalmente, se eligió a Juan Kallfükürá como Ñizol Toki.

Continuará…

Armin Krause.

Versión completa  Aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s