Invitación a colaborar por el 7mo Aniversario del periódico (ESP-POR-ENG-GER-FRA-ITA):

Les escribimos desde el grupo acracia para invitarlos a enviarnos colaboraciones, saludos o lo que estimen conveniente por la edición aniversario de los siete años del periódico acracia FALV-IFA. Estaremos recibiendo sus aportes hasta el dia 12 de noviembre.
saludos
Os escribimos do grupo acracia para invitarlos a enviarnos colaboraciones, saludos ou lo que estimam o conveniente por edição de aniversários dos sete anos jornal Acracia FALV-IFA. Estaremos recebendo os aportes até o dia 12 de novembro.
cumprimentos
companions and colleagues
We write from the acracia group to invite you to send us contributions, greetings or whatever you consider convenient for the seven-year anniversary edition of the acracia newspaper FALV-IFA. We will be receiving your contributions until November 12th.
regards
Begleiter und Kollegen
Wir schreiben von der acracia Gruppe, um Sie einzuladen, uns Beiträge, Grüße oder was auch immer Sie für die siebenjährige Jubiläumsausgabe der acracia Zeitung FALV-IFA. Wir werden Ihre Beiträge bis zum 12. November erhalten.
Grüße
compagnons et collègues
Nous vous écrivons de la part du groupe acracia pour vous inviter à nous faire parvenir vos contributions, vos salutations ou tout ce que vous jugerez utile pour l’édition du septième anniversaire du journal acracia FALV-IFA. Nous recevrons vos contributions jusqu’au 12 novembre.
salutations
compagni e colleghi
Scriviamo dal gruppo di acracia per invitarvi ad inviarci contributi, saluti o quant’ altro ritenete opportuno per l’ edizione di sette anni dell’ acracia del quotidiano FALV-IFA. Riceveremo i vostri contributi fino al 12 novembre.
saluti
GRUPO ACRACIA
-FALV-IFA-
7ac3b1os1.jpg

Porto Alegre, Brasil: “Cuando la anarquía perturba”

Hay muchas cosas que decir, pero empezaremos con las más urgentes. El 25 de octubre comenzó una persecución anarquista contra la FAG (Federación Anarquista Gaúcha) Instituto Parrhesia, la ocupa Pandorga y algunos individuos que fueron allanados por la policía. Si no todos, probablemente una buena parte de la diversidad anarquista fue alcanzada y varios de ellos hablaron firmemente de su acuerdo contra la represión. Y este es un aire fresco que fortalece a todo aquel que siente sedición.

Es evidente que el objetivo de los agentes de represión también apunta en nuestra contra, en contra de las publicaciones que hemos hecho o en las que participamos. Y eso es lo que vamos a decir. La cronología de la Confrontación Anárquica “, la que recoge información del 2000 al 2015, y la que recoge el detonante anárquico del 2016, ambos son los libros que se exhiben como” evidencia “de vandalismo, ataques y actos criminales. Entre las muchas maneras en que el anarquismo tiene que buscar la libertad, estos libros hablan de la informalidad anárquica como una opción según el rostro de la dominación actual. Además, aclaramos que estos libros hablan de acciones pero no sólo de anarquistas. El enfoque de los libros es la difusión de acciones anárquicas. Para ser más precisos, difunde acciones en las que sentimos el aroma de la anarquía. Y entre el anarquismo y la anarquía hay diferencias que pueden ser delicadas pero que son importantes.

El instinto anárquico es ese impulso antidominante que puede estar presente en cualquier individualidad o colectividad, más allá de las pertenencias ideológicas y la militancia política. Por eso en las cronologías incluimos en las crónicas conflictos de poblaciones no occidentales, conflictos callejeros dentro de protestas mayores y motivaciones diversas, acciones contra el Estado y el Capital, y más. Lejos de seguir la teoría, aclaramos esto ya que la persecución contra los anarquistas no considera estas diferencias para encontrar un chivo expiatorio de múltiples sucesos que molestaron a los policías y a los poderosos de siempre. Sorprende que la policía, el diputado Jardim y los medios de comunicación, muestren como grandes noticias algunos hechos que ya estaban en los titulares de la prensa en ese momento y que ya han sido registrados por la policía, sólo porque todos estos hechos están condensados en nuestras publicaciones. Ninguno de los libros es un reclamo. Son libros de una memoria anárquica, con acciones y conflictos mucho antes de la existencia de la Biblioteca Kaos, que seguramente continuarán más allá de nosotros. La publicación muestra con alegría y sí, con la cabeza en alto, la existencia de una confrontación anárquica que responde a la dominación, la devastación de la tierra y el ataque contra todas las formas de libertad, pero no reclama la responsabilidad de estos hechos que pueden ser recogidos, como hemos hecho desde varias páginas de Internet y periódicos locales. Y si hemos sensibilizado a estas publicaciones sobre el riesgo que presentan, es porque la insumisión merece ser defendida, aullada, celebrada y gritada por todos los medios posibles. Nunca creeremos ni respetaremos la obediencia que pretenden imponer, la sumisión y el miedo que quieren vacunar a las personas desde el momento en que nacen.

Por lo tanto, las acciones impresas en las cronologías son ataques contra la materialidad de la dominación. Eso es contra edificios, coches, máquinas, carreteras, ventanas. Cosas. Objetos. Símbolos. Los policías en el territorio controlado por el estado brasileño son internacionalmente famosos por ser una fuerza policial asesina. Las denominadas “operaciones de pacificación” son masacres, auténticas masacres, como Candelária y Carandiru, así como el asesinato de Eltom Brum a sus espaldas, que incluso tuvo una multitud de policías recibiendo al asesino. ¿Son ellos los que hablan de terror, de bandas malignas, de intento de asesinato? Muestran un cabestrillo y ladrillos ecológicos como armas mientras sostienen armas. Hablan de terrorismo y de pandillas malignas mientras preparan la próxima invasión contra una aldea o favela, donde los muertos ni siquiera serán mencionados por los medios de comunicación. Que insignificantes son para ellos. Nos gustaría creer que todos se sienten insultados por la evidencia del Delegado del Jardín. En un contexto donde las armas son comunes, los ladrillos ecológicos presentados como explosivos son un insulto a cualquiera. Sin embargo, no olvidamos cuando Pinho Sol[famoso desodorizante] fue considerado un arma y utilizó “evidencia” contra Rafael Braga* a quien retenían tras las rejas hasta que le dio tuberculosis, es decir, hasta que sintieron que habían hecho todo lo posible para matarlo.

La represión contra los anarquistas muestra dos cosas. En primer lugar, presentar a los “terroristas” en la pantalla sirve como un programa de televisión para desviar la atención de temas como la corrupción, el descrédito político-policial y el lento genocidio a lo largo de las reformas económicas. Que ahora intenten resolver los hechos de 2013* y perseguir un libro y una literatura, muestra claramente un intento espectacular de ocultar el creciente ataque a la población, despolitizar a través de las amenazas y propagar el miedo incluso a la lectura (evidentemente las prácticas democráticas). La segunda cosa que presenta una persecución anarquista es que la anarquía perturba. Cuando hablamos de anarquía que perturba, claramente no estamos hablando de niños y niñas bien educados que actúan dentro de los límites impuestos por el poder, no hablamos de personas que tienen leyes en sus cuerpos y corazones que dibujan sus límites de acción. Cuando hablamos de anarquía que perturba, hablamos de una insubordinación tan fuerte de personas y grupos que han podido interrumpir la normalidad de la plaza de poder, paralizar la ciudad, romper los símbolos de militarización en Haití**, quemar los vehículos que se apoderan, y matan arrastrándose como caballos de la inquisición (Claudia no olvidamos tu muerte).

Los libros de la Biblioteca Kaos difunden esta anarquía. El que molesta. El que responde al choque de la agroindustria, la civilización colonizadora, la militarización, el ecocidio, la sociedad carcelaria… En palabras más sencillas, mientras que la dominación trata de destruir el planeta y todo lo que encuentran indeseable, difundimos lo que ataca la dominación.

Y cuando la anarquía molesta, la reacción de los poderosos amenaza y quiere oler el miedo. La respuesta anárquica a esta persecución permanecerá en nuestros corazones y acciones. La forma en que nos enfrentemos a esta encrucijada marcará el momento de nuestro paso por el camino de la vida rebelde.

Fortaleza y solidaridad con los procesados por la Operación Érebo.

Traducción G. Acracia FALV-IFA.

22141018_1999157883551718_3826058206613480775_n

La conquista y el genocidio en América (Acracia N°71)

Hoy por hoy, las generalizadas y autodenominadas “izquierdas” suelen arrastrar desde hace unos años la palabra GENOCIDIO al momento de referirse sobre la conquista de América. Ya es un hecho concreto para muchísima gente que durante la conquista de América hubo genocidios completos de pueblos, así como en los años posteriores de la conquista (como lo es en el caso del genocidio en Argentina y “la campaña del desierto” del general Roca). Utilizar este término (genocidio) para referirse al periodo de la conquista no es errado, y ha sido utilizado para mostrar la parte “oculta” o que estuvo más oculta en la historia tradicional que nos dijeron en el colegio y con la cual criaron a nuestros padres. Sin embargo, a pesar de que ha ayudado a hacer justicia a la realidad de los hechos, el lenguaje puede jugarnos una mala pasada y ocultar una parte importante de lo que significó la terrible conquista europea en América.

El 12 de octubre de 1492 empezó un largo proceso que llevaría a transformaciones sociales, culturales y geográficas de todo el continente que hoy conocemos como América. La conquista de América fue una conquista cultural y militar, iniciada por la corona española contra todos los pueblos que vivían en “el nuevo continente”. Además con el tiempo se sumaron más países de Europa. En una conquista se somete a una población o civilización determinada a seguir las imposiciones variadas a la población conquistada: estas solían ser religiosas, culturales, ideológicas e incluso desde un paradigma, una cosmovisión totalmente distinta, de parte del bando conquistador hacía los pobladores conquistados. Eso fue lo que ocurrió en América, esa es la razón por la cual escribo estas palabras en Español. Porque conquistaron todo el territorio, lo nombraron con sus letras y su forma de pensar, imponiendo todo lo que ellos creían correcto. Y lo hicieron por los peores métodos: masacres, guerra con sus artas tecnológicamente avanzadas contra las que poseían los locales, mentiras, abusos sexuales desde esclavas sexuales a matrimonios obligados, y genocidios (entre muchas muchas cosas). Un genocidio, es donde se extermina, aniquila, se masacra a una población o civilización completa por motivos étnicos, religiosos o ideológicas en contra de grupo grande de personas. Las conquistas, a diferencia de los genocidios, son planificadas con el fin no de hacer desaparecer del todo a la gente a quién están sometiendo, pues buscan someterlas para sacar un provecho de este (monetario, espiritual, sexual etc). Rara vez los campos, las minas, los ríos y los mares dan excedentes y productos para obtener riquezas de su explotación sin manos que mueven los picos, los remos, las palas y las redes. Para lograr una conquista exitosa entonces, es necesario doblegar a las personas que habitan el espacio geográfico que se quiere conquistar para la explotación, en este caso, de la Corona española sobre el territorio. Una vez conquistados, los conquistadores generalmente llevaban a cabo castigos y torturas ejemplares para mantener a la población local controlada. En el wallmapu tenemos el ejemplo de Caupolicán, que fue obligado a sentarse sobre una pica: mucho más arriba tenemos a Tupac, o Atahualpa: todos castigos coercitivos por medio de la represión del conquistador con un único fin: enviar un mensaje de terror y sometimiento sobre todo aquel que pensase en resistir. Esto no quiere decir en ningún momento que no hubo cientos de genocidios a pueblos por mano del hombre europeo, porque los hubo. Pero cuidado al olvidar también la parte conquistada, aquellos que vivieron esclavos de la imposición cultural, espiritual y mental del hombre blanco; que no murió y sufrió durante generaciones las torturas, las muertes y violaciones y diferentes abusos que el hombre blanco le hizo a esta nueva América para domesticarla, someterla, y explotarla.

Diego Vásquez.

22365377_1596741053724477_716335363514114348_n

Nota editorial Acracia N°71 (octubre 2017)

GRUPOACRACIA2017NOTA EDITORIAL

Nada tan desalentador como el panorama cultural que ofrecen las y los anárquicos en la región chilena, llena de prejuicios, verdades totalizantes, elogios a la ignorancia deliberada y a la báltica. Siempre pendientes en criticar las acciones del otro anárquico que se desvive en la okupa, en la barricada o tras algún medio de contrainformación, solo por el hecho de que sus posturas teórico/prácticas no coinciden en su totalidad. Situación lamentable que es sintomática de las configuraciones culturales chilenas heredadas durante cientos de años de dominación patriarcal/capitalista/estatal. Lamentablemente esto imposibilita desarrollar no solo un trabajo colectivizante sino que también generar las bases mínimas para el entendimiento. A esto debemos sumarle la gran cantidad de personas poco honestas que llegan a las filas anárquicas a dar bote, calentar asientos y generar debates sin sentido, principalmente o porque son marxianos, o feministas, o cualquier otra clase de materialistas históricos y dialécticos, y/o que poseen una visión mecanicista de las cosas, impregnada de la clarividencia del quehacer para el futuro revolucionario. Hay compañeras y compañeros que no solo les falta informarse bien sobre lo que es o no el anarquismo, sino que también humildad y empatía. Todas y todos estos dicen querer destruir esto, cambiar esto otro, deconstruir tal o cual bla bla bla… Sin embargo lo siguen conservando al continuar realizando y generando relaciones de discriminación, control y sometimiento, con sus modos de vivir, sin que cambie nada, a muchos de estos se les ha dado bastante bien ser yuta. El deseo que cambie nuestro modo de relacionarnos con nosotros mismos y con el entorno, no es por efectos mágicos y no basta por sí mismo. Lo único que haría un cambio cultural hacia el buen vivir y la anarquía, es la transformación de nuestro entendimiento y, por lo tanto, de nuestro hacer.

Claramente las opciones que tenemos las y los anarquistas para salir de este círculo vicioso son pocas y tremendamente duras, requieren audacia y coraje para de generar en nuestro vivir una transformación, abandonando a quienes se imponen generando desconfianza, control, discriminación y dominación, y al tiempo que abandonamos estos, debemos reforzarnos con quienes nos generan co-inspiración y colaboración en el mutuo respeto de nuestras diferencias. Esto se logra solo en nuestro diario vivir configurado desde el amor, hasta que estos sentires íntimos se vuelvan de manera espontánea e inconsciente nuestra forma de vivir. Porque las cosas cuando se hacen, hablan por sí solas.