El estado contra todo lo que considera indeseable: Joane (acracia 72)

Sin posibilidad de entender qué sucedía, luego de ser asaltada y estafada por un chileno que prometió ayudarla, estaba Joane tirada sobre el frío de la celda, desangrándose mientras se peguntaba inquieta y desesperada por el paradero de su hija. Probablemente debe haber gritado, pero eso no hizo que carabineros de Chile dejaran de darle una paliza: debe haber llorado en mocos su cara, de rabia, de impotencia, de ser juzgada y vulnerada por ser pobre, mujer e inmigrante.2017, una joven haitiana recibe una paliza dentro de la comisaría por parte de carabineros de Chile, que la conduce a su muerte. Había sido acusada por parte de la policía de abandonar a su hija, esto producto que intentó perseguir al chileno que la estafó y robó sus preciados documentos, que le eran necesarios para permanecer en este estado criminal. 28 años, una pareja, una vida nueva, un mundo nuevo en Chile, asesinado por el aparato represor. Otro sueño que se sumerge en las lágrimas de todos los arrebatados, de todos los desheredados de ese futuro prometido en justicia, e igualdad. No bastándoles a los bastardos de la policía con su asesinato, quisieron cubrirlo como si la haitiana, ignorante ante sus ojos ciegos, se hubiese autoinflingido estas graves heridas, como lo bestia que era su tercermundista cerebro. Este comportamiento de parte de la policía no es nada nuevo, y ha sido un tópico mundial a seguir por los estados nacionales y su persecución contra los pobres desde la mismísima formación de los estados nacionales y la policía como hoy la conocemos. No se dejen engañar, no son policías aislados o aparatos estatales que de a momentos se vuelcan a la represión, sino que es el contenido y fin mismo de ellos reprimir a quienes el estado considera como indeseables. En este caso, una mujer que no estaba cumpliendo su rol patriarcal de crianza, una inmigrante que no hablaba ingles y tenía tez clara, y una persona pobre, sin derecho a exigir los derechos mínimos. Es por eso, que nosotros los anarquistas debemos estar más organizados que nunca, y estar atentos a cuidar y proteger a nuestra población migrante para no dejar que estas situaciones se vuelvan del uso cotidiano, cayendo la sociedad en una constante apología al fascismo y el racismo. ¡Denunciar y funar siempre que exista una bota militar o policíaca pisoteando a todos aquellos que siempre suelen aplastar! A no bajar los brazos, que el mundo nuevo nace primero en nuestros corazones.

Diego Vásquez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s