Voltairine: la perla anarcafeminista de América (Acracia 72).

 

VOLTAIRINE

Un 17 de noviembre, pero en 1866 nace Voltairine de Cleyre, célebre anarquista y feminista estadounidense que procedía de una familia natural de Flandes (Bélgica) que llegó a Estados Unidos en 1854.

Su padre, admirador de Voltaire, le puso el nombre de Voltairine, pero, su progenitor no fue por mucho tiempo un incondicional del célebre filósofo, pues en 1878, caído en las redes del catolicismo, internó a su hija en el “Convento de Nuestra Señora del Lago Huron” (Canadá), de donde ella se escapó un año después. Su padre la reinternó a la fuerza en otra institución religiosa similar, de donde definitivamente Voltairine se escapó en 1883 (Muñoz, 1971).

El martirio de los anarquistas de Chicago en 1886 hace de Voltairine una anarquista, se relacionó con el ácrata nativo Dyer D. Lum (1839-1893), a quien conoció en 1890 (manteniendo una relación intelectual y emocional hasta el suicidio de este), año en que también conoció a Emma Goldman, que llegó a decir de su persona: “La mujer anarquista más dotada y brillante que América alguna vez produjo”. Viajó a Londres en 1897 donde conoció a muchos de los martirizados anarquistas españoles, procedentes del castillo de Montjüich. Max Nettlau que conoció a Voltairine ese mismo año en Londres, opinaba que ella era “la perla de la literatura anarquista”. En su periplo por Europa visitó en 1903 Cristianía (actual Oslo), Noruega, conociendo a Kristofer Hansteen. Al volver a Filadelfia publicó su folleto “La moderna inquisición en España” (Max Nettlau, 1977).

Descendiente de sangre anglo-franca, fue la más bella flor de esa evolución libertaria entre estadounidenses, que, sin preocuparse de las escuelas socialistas y anarquistas europeas, trataba simplemente de combinar el máximo de libertad, de solidaridad y de sentimiento tan revolucionario como abnegado para los trabajadores explotados, para las mujeres enfeudadas a las costumbres de la familia, para la humanidad sometida a los gobernantes.

Estuvo inspirada en sus comienzos por el libre pensamiento, el martirologio de Chicago y las ideas e impulsiones de Dyer D. Lum, pero, desarrolló, durante sus veinticinco años de actividad, una concepción de la anarquía, de la más amplia, tolerante, y además, seria, reflexiva, y determinada, que conocemos (Max Nettlau, 1977).

Amiga y co-pensadora de Kropotkin, Errico Malatesta, Louise Michel, Alexander Berkman y Emma Goldman, fue publicista de la revolución mexicana (Mantuvo correspondencia con Ricardo Flores Magón para el periódico Regeneración) y miembro de la I. W. W. (International Workers of the World), se le conoció como una gran oradora. En su conferencia sobre la anarquía, dada en Filadelfia en 1902, explica las diversas concepciones, la individualista, la mutualista (influenciada por Lum), la colectivista, la comunista en perfecta igualdad y explica las diferencias por los ambientes y personalidades donde han nacido, encantando a la audiencia, de hecho, si se hubiese estado siempre en esta posición ¡cuántas animosidades estériles nos habrían sido ahorradas! (Max Nettlau, 1977).

Voltairine escribió interesantes folletos, artículos, y ensayos, entre los cuales podemos destacar: “The Drama of the Nineteenth Century”, R. Staley & Co, Pittsburgh, United States, 1889; “In Defense of Emma Goldmann [sic] and the Right of Expropriation”, Philadelphia, United States, 1894; etc. Cabe recordar que en 1899 la edición «Sociedad Libre» de San Francisco publicó el libro “La Sociedad Moribunda y la Anarquía”, de Jean Grave, traducido por Voltairine.

También dio conferencias sobre el anarquismo y las tradiciones estadounidenses, quedando plasmado en “Anarchism and American Traditions” (1909) , demostrando que las primeras tradiciones de los pioneros (colonos) se orientaban hacia el anarquismo, incluso los primeros religiosos refractarios al oficialismo de las iglesias de entonces, querían “hacer bajar los cielos a la tierra”, traduciendo las escrituras cristianas en prácticas de cooperación económica en ciertos aspectos anarquistas (Muñoz, 1971; Presley, 1979). Las “Selected Works of Voltairine de Cleyre”, publicadas por Alexander Berkman (Mother Earth Publishing Association, New York, United States, 1914, 741 págs., en 8º) son la perla de la literatura anarquista estadounidense. Desgraciadamente, siete u ocho años antes de su muerte, un individuo embrutecido, de un ambiente de camaradas, disparó un tiro sobre Voltairine que la hirió terriblemente, casi la invalidó y la hizo morir a consecuencia de ello en junio 6 de 1912, en Chicago, Illinois (Nettlau, 1977), siendo enterrada al lado de los “Mártires de Chicago”, en el cementerio de Waldheim (Muñoz, 1971).

Entre otras muchas acciones que nos dejó como ejemplo, se le recuerda por su destacada participación teórica activa durante la época de la revuelta de Haymarket . Ella es la persona que, en respuesta de la oferta del Senador Joseph R. Hawley de dar mil dólares a quien le pusiera un tiro a un anarquista, dijo:

“Usted puede, con sólo pagar el pasaje en carroza hasta mi casa, dispararme sin que le cueste nada. Pero si el pago de los 1000 dólares es una parte necesaria de su propuesta, entonces cuando yo le haya dado el balazo a usted, le daré el dinero a la propagandización de la idea de una sociedad libre en la cual no hayan ni asesinos ni presidentes, ni pordioseros ni senadores”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s