Homenaje al compañero Lucio Urtubia

homenaje 2

Acababa de aterrizar en París, el cambio horario me tenía fatigado, -vaya que es frágil el tiempo pensaba-. Un compañero nos esperaba con una sonrisa ancha, nos reconocemos a lo lejos. Otros más que venían desde otras procedencias, rápidamente se nos unían, como si una gravedad misteriosa atrajera la presencia de estos libertarios de los rincones del mundo. Había que continuar viajando, unos venían con retraso, otros haciendo escalas infernales, no disponían su ánimo ni su temple para intercambiar un apretón de manos, un beso y un abrazo. Compartíamos una intrincada charla alternando el castellano, portugués, ingles y varios otros recursos que se asemejan a vocalizaciones en francés y alemán. Entre el lote de compañeros uno me pregunta que si tengo tiempo de acompañarlo a realizar unos asuntos a la ciudad, calculé que si, y partimos. En una librería seguíamos hablando sin descanso formando un círculo con las pocas sillas al alcance, hasta que llegó con compañero de cierta edad, acompañado por otros que parecían haber salido de la resistencia contra franco, sus cabezas resguardadas por impecables boinas negras, nos saludan al entrar en perfecto castellano. -Que tal, que tal-, y se van agregando, el círculo se hace más grande, unos minutos más y ya debemos partir. En camino otro compañero se me queda mirando y me pregunta, ¿con quienes estuvieron?, con unos viejitos le respondo ingenuo, -con Lucio- responde el que me había invitado a tan magno encuentro. Bah levanto mis cejas, medio sorprendido, lo recordaba de un documental, quién preguntaba lucia extasiado, como si hubiésemos estado con alguien grande o una suerte de ídolo, salvo que los anarquistas no practicamos ese tipo de culto a las personas.

Lucio quien falsificó más de 200 mil cheques del Citibank, hasta casi hacerlo quebrar repartiendo todo el dinero a movimientos sociales de todo el mundo. Aquí unas palabritas, un homenaje en vida al compañero.

Anarquista, atracador y responsable de una falsificación que puso contra las cuerdas al mayor banco del mundo de la época, el Citibank. Lucio Urtubia es un personaje singular que no encaja en el prototipo de criminal o terrorista figurado por los fiscales en sus causas criminales. De hecho él se califica como anarquista y durante muchos años dirigió desde Francia una red clandestina de apoyo a diversos movimientos revolucionarios e insurgentes de todo el mundo.

Lucio Urtubia Jiménez nació en Cascante, Navarra, el 18 de febrero de 1931, en el seno de una humilde familia trabajadora. Ya desde crío daba muestras de un espíritu rebelde “me dedicaba a azotar, con ramas de ortigas, las piernas de las niñas burguesas. Me detenían y, como mi madre era pobre y no podía pagar la multa de cinco pesetas, me metían a la cárcel”. Su padre también conoció las cárceles de la época .

Al poco de vivir en París, el anarquista Germinal García me pidió que escondiera a tres revolucionarios españoles. Uno de ellos resultó ser el mítico Quico Sabaté. ¡Cuando me enteré de quién era!, era conocidísimo entre nosotros”. Ese encuentro le marcó. Cuando Sabaté abandonó su casa le dejó como regalo una metralleta Thompson. Tras la muerte de Sabaté en España, Lucio iniciaría una serie de robos y atracos por Europa junto con otros revolucionarios, así como algunas incursiones en España.

Las expropiaciones (término con el que denominaban a los atracos a bancos) eran muy fáciles en aquella época. Iban a cara descubierta. No había ni cámaras de grabación, ni puertas blindadas, ni nada. Los empleados se morían de miedo y les daban todo en cuanto veían las armas. Pero a Lucio no le iba a aquello, tenía miedo de hacer daño a los trabajadores. “Poner una metralleta a un empleado de un banco no es ningún heroísmo. Cuando descubrí que a través de las falsificaciones podíamos hacer otras cosas, yo respire”.

Su oficio de albañil le daba una cobertura perfecta. Al alba se iba a trabajar y por las tardes se dedicaba a sus quehaceres revolucionarios. Entre ellos estaba la organización de las falsificaciones de documentos de identidad. Esta actividad clandestina ocupó todo su tiempo revolucionario, relegando definitivamente los atracos.

En la década de 1960, conjuntamente con otros exiliados, inició sus actividades de falsificación de moneda con la que financiaban a numerosos grupos por todo el mundo, incluida una incipiente organización terrorista vasca conocida como ETA, a la vez que procuraban desestabilizar las economías capitalistas. Una de las propuestas más atrevidas fue la de falsificar dólares americanos. A través de la embajadora de Cuba en Francia la noticia de este proyecto llegó a altas instancias, y en 1962 se propició un inverosímil encuentro entre Ernesto Che Guevara y Lucio. Pero el plan fue finalmente rechazado por los revolucionarios cubanos.

El golpe más importante de cuantos realizó fue la falsificación de cheques de viaje del banco estadounidense First National City Bank (actual Citibank) en la segunda mitad de la década de los 70. Realizó 8.000 hojas de 25 cheques de 100 dólares cada uno, un total de veinte millones de dólares, lo que estuvo a punto de hacer quebrar al banco, que sufrió una importante caída en su cotización en bolsa. Este dinero fue utilizado para financiar distintos movimientos guerrilleros en Latinoamérica (tupamaros, montoneros, etc.) y Europa. “Falsificar el dólar era más fácil que otros trabajos que habíamos hecho ya, pero descubrimos por los abogados, que si nos cogían los condenarían a 20 años. Entonces descubrimos el traveler check del First National City Bank”. “Compré en Bruselas 30.000 francos en travelers cheques con documentación falsa. Después compré el papel para las falsificaciones. Costó imitarlos. ¡Es muy difícil llegar a la perfección! Yo daba el visto bueno, pero no fabricaba los cheques porque no sé nada de impresión”.

La central del Citibank estaba desbordada con los travelers checks falsos que aparecían por medio mundo. “Éramos un montón de equipos dedicados a colocar los travelers cheques. Primero entraba yo, y si todo salía bien decía a los demás: -La sala de baño está perfecta-. Era la clave. Ahí empezaba la cadena. Los de los bancos, antes de pagar, miraban en una lista para ver si la numeración figuraba entre los robados o extraviados. Al ver que no, pagaban sin problemas. ¡Ja, ja, ja! No podían estar en la lista porque llevaban la numeración de los que compré en Bruselas”.

Finalmente, Lucio Urtubia fue procesado y encontrado culpable de un delito de falsificación, por el que fue condenado a seis meses de cárcel. Para su defensa contó con la ayuda de un buen número de abogados progresistas de Francia y la pena se fijó tras llegar a un acuerdo extrajudicial con el banco, que aceptó retirar gran parte de los cargos a cambio de las planchas de grabación y, lo que es más increíble, de obtener entre 50 y 60 millones de francos por las dichosas planchas. Cuando Lucio solicitó esto a los representantes del Citibank no daban crédito, ¡joder con el albañil!. Finalmente lo consiguió, pero todo se repartió entre los compañeros, Urtubia no se quedó nada.

A lo largo de su vida participó en un gran número de actos contra el sistema capitalista que supusieron que se dictaran en su contra cinco órdenes internacionales de búsqueda, incluida una de la CIA. Destacan la participación en el intento de secuestro del nazi Klaus Barbie en Bolivia, la colaboración en la fuga del líder de los Panteras Negras, la intercesión en el secuestro de Javier Rupérez, un asunto del que prefiere no hablar ‘porque los secuestros no prescriben’, o su colaboración en la fuga de prisión de Albert Boadella, que se encontraba en espera de un juicio por un delito de injurias al Ejército.

Urtubia vive!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s